¿Alguna pregunta? 01 [33] 1031 - 0839
    ¿Alguna pregunta? 01 [33] 1031 - 0839

Nuestro Blog

Yunuén Hernández | 12.01.2018

Cargar el móvil del mismo modo que te conectas al wifi, ¿es posible?

Ahora, todo lo tecnológico que utilizamos es inalámbrico: ya sea gracias al bluetooth, al wifi… pero hay algo que nos sigue lastrando y haciéndonos lidiar con los cables: cargar. La carga inalámbrica existe, pero solo con dispositivos pequeños. Sin embargos, no es tan conveniente como por cable. Para alimentar realmente un dispositivo, un smartphone, por ejemplo, debe mantener contacto con la plataforma de carga, lo que significa que no se puede usar mientras se está cargando.

Eso no quiere decir, sin embargo, que no se estén realizando avances. Por ejemplo, investigadores del Disney Research acaban de demostrar un nuevo método de carga llamado resonancia de cavidad cuasiestática (QSCR por sus siglas en inglés) que permite que la energía se transmita de forma inalámbrica en una habitación, lo que significa que se pueden usar los dispositivos mientras se carga la batería.

El QSCR funciona de manera similar a como el wifi te permite conectarte a internet. Para demostrar este avance, el equipo construyó una habitación de aluminio de unos 4,5 metros cuadrados. El interior estaba lleno de ondas magnéticas de campo cercano. El resultado fue una cabina que podía alimentar teléfonos móviles, ventiladores y luces simultáneamente sin el uso de cables.

Al inducir corrientes eléctricas en el interior metalizado, fueron capaces de generar campos magnéticos uniformados que luego se transmiten a bobinas receptoras que siguen la misma frecuencia de resonancia. Los dispositivos que operan en la misma frecuencia de megahercios podrían recibir energía en cualquier punto de la habitación, mientras que las ondas magnéticas que no tienen la misma frecuencia no se verán afectadas.

Las simulaciones de esta investigación muestran que este método puede transmitir efectivamente 1,9 kilovatios de potencia, lo que podría cargar hasta 320 smartphones.

Para comercializar esta tecnología, no será necesario construir salas metálicas nuevas. Los investigadores creen que a medida que vayan refinando la tecnología, será posible reducir el metal requerido para los interiores. También piensan que simplemente se podrán agregar paneles modulares, pinturas especiales conductivas o instalar postes de cobre en estructuras existentes para obtener los mismos resultados.

Este innovador método podría ser un gran cambio tecnológico, ya que hace que la energía eléctrica sea tan accesible como el wifi, y se presta a nuevas aplicaciones: desde la electrónica portátil hasta la robótica.

 

FUENTE: nosabesnada